Carta del fundador

Seguramente fundar Conectados sin barreras no haya sido una simple coincidencia. Durante toda mi vida he intentado seguir el camino de lo convencional: estudiar, trabajar, formar una familia y vivir con todas las comodidades que nos da nuestra sociedad, pero, a medida que pasaba el tiempo e iba cumpliendo algunas de esas metas, sentía que no me satisfacía la vida que llevaba.

Desde muy pequeño he tenido la gran suerte de vivir con mis abuelos. Aquella oportunidad me hizo aprender y comprender el gran valor que reside en la figura de los abuelos. No ha habido ninguna vez que me hayan fallado, y tampoco les ha faltado una sonrisa ni un gesto de cariño. Siempre estaban ahí cuando les necesitaba, y siempre me mostraron una generosidad sin límites, ofreciéndome lo mejor que tenían a su alcance.

Sin duda, lo más destacable de mis abuelos fueron los valores que marcaron su vida: Humildad, sencillez y generosidad. Estoy seguro de que muchos de vosotros os sentiréis identificados al leer estas palabras, porque pensaréis en los vuestros. Y todo ello me ha hecho llegar hasta aquí.

Es por ello que en estos tiempos que corren donde el día a día es muy ajetreado y cada vez miramos más por nosotros mismos sin mirar al de al lado, y nos acomodamos, entre otras cosas, a la tecnología tan avanzada que utilizamos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, donde surgió este proyecto que pretende que en nuestra vida haya un hueco diario en el que poder estar conectados con nuestros mayores y con aquellas personas con discapacidad que nos rodean, sin que a ellos les suponga un gran esfuerzo ponerse al día en los conocimientos informáticos que utilizamos rutinariamente.

Los mayores y las personas dependientes pierden su autonomía no por ser incapaces de realizar tareas diarias, sino por la preocupación de sus familiares porque algo pueda pasarles cuando están solos. Por ello suelen estar siempre bajo la supervisión de un cuidador. Sufren dos problemas principales. Por un lado, sus familiares normalmente no pueden estar con ellos todo lo que les gustaría, por lo que viven con una constante preocupación. Por otro lado, las personas dependientes sufren de una barrera tecnológica al no poder adaptarse a la evolución de esta. No pueden beneficiarse de la tecnología. Por eso nosotros vamos a lograr superar esa barrera tecnológica para empoderar a las personas que actualmente no pueden beneficiarse de la tecnología, fomentando así su autonomía al dar a sus familiares la seguridad de que están seguros y que van a ser notificados de inmediato si algo sucede, así que podrán ayudarles.

El objetivo de crear Conectados sin barreras no es sólo el de paliar las horas de soledad de nuestros mayores, sino también el de resaltar la figura de todos los abuelos y abuelas del mundo, y el de ayudar al prójimo, luchando constantemente por la igualdad de todos, y de los que más lo necesitan, como las personas con discapacidad, sin discriminación alguna. Conectados sin barreras tiene como fin principal de acercar la tecnología a las personas que actualmente no pueden beneficiarse de ella. Nuestra misión es reducir paulatinamente la barrera tecnológica hasta derribarla por completo, integrando a todas las personas, independientemente de sus capacidades, en la era digital.

Es una manera de estar conectados y comunicados con nuestros mayores, y de paliar las barreras que les pone la vida a algunas personas con discapacidad,  dados los altos grados de avance de la tecnología y el ritmo que la vida moderna nos hace llevar, que nos impide estar cerca de nuestros mayores y allegados tanto como quisiéramos. A todo aquél que lea estas líneas, le animo a ser voluntario para formar parte de esta aventura, que no sólo trata de acompañar a nuestros mayores, sino de recuperar el valor y la dignidad que estos maestros de vida merecen.

Conectados sin barreras ilumina con luz y ayuda a cada persona y a su familia y amigos a estar en continua comunicación. Me enorgullece poder afirmar que con este proyecto podemos ayudar a tantos mayores y todas las familias con personas con discapacidad y a ellos mismos, y os animo a que forméis parte de nuestra familia.

Óscar Bustos, Fundador.